Salud articular - Caldo de huesos

¿Qué es?


Es un caldo resultante de la cocción lenta de huesos y partes cartilaginosas de animales, que al enfriarse queda como gelatina.


¿Para qué sirve?


Principalmente se emplea como suplemento condroprotector, muy usado en la dieta BARF. Contiene glucosamina, condroitina, colágeno y ácido hialurónico, componentes que ayudar al mantenimiento de una buena salud articular. Aporta aminoácidos esenciales y minerales.


Se emplea también para periodos de convalecencia del animal tras problemas digestivos debido a su aporte de nutrientes de fácil absorción. También tiene propiedades de fortalecimiento del sistema inmune, se puede usar como prevención o en la recuperación de alguna enfermedad.


Es muy útil para acompañar comidas que no le gusten tanto al disimular su sabor y olor. Por ejemplo, mezclarlo con frutas, verduras o vísceras.


¿Cómo se hace?


Necesitamos:

  • Consigue los huesos que puedas de cualquier animal. Pollo, res, cerdo, pavo…etc. Mejor si tienen tuétano o partes cartilaginosas como patas u orejas. Puedes usar huesos recreativos tras haberlos disfrutado el firulais. Incluso huesos sobrantes de tu propia comida como muslos de pollo. Puedes irlos acumulando y congelarlos, cuando tengas suficiente ¡A hacer caldo de huesos!

  • Vinagre de manzana: simplemente un chorrito. Sirve para extraer los componentes del hueso y sacar el máximo provecho a todos los ingredientes.

  • Agua.

  • Olla grande convencional o de cocción lenta.

Tan fácil como:

  1. Pon en la olla todos los huesos y cúbrelos con agua, deben quedar bien cubiertos. Añade un chorro de vinagre de manzana. Sube el fuego y cuando empiece a hervir mantenlo 1 hora. Posteriormente bájalo para que se cocine a fuego muy lento con la tapa puesta.

  2. Dependiendo del tipo de hueso habrá que dejarlo más o menos tiempo. Si es solamente pollo puede que en unas 8-12h esté listo. Para res o cerdo puede tardar unas 24h. Tú mismo lo irás viendo en función de cómo se vayan consumiendo.

  3. Una vez consideres que ha finalizado la cocción cuélalo. Puedes recoger y triturar los restos que permanecen semi-sólidos en el caldo o pegados al hueso, puedes aprovecharlo como un extra para alimentar a tu perro.

  4. El caldo al enfriarse debe quedar como una gelatina. La grasa queda de un color blanquecino en la parte superior, ésta debe eliminarse. Puedes usarla si ves que tu perro necesita un aporte de grasa extra o realiza mucho ejercicio.

  5. Puedes guardar el caldo/gelatina en refrigeración, aguantará como 7-10 días.

  6. Si quieres que te dure más tiempo lo puedes congelar en moldes para dar en porciones individuales, e incluso mezclar con más suplementos para ofrecérselo a tu perro.


El caldo de huesos no sustituye ningún tratamiento condroprotector.

271 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo